Cuáles son los 5 proyectos argentinos que cautivaron a los alumnos del MIT

Cuáles son los 5 proyectos argentinos que cautivaron a los alumnos del MIT
06 Feb 2018

                                                                                                                                                                            Vía apertura.com

La Escuela de Negocios de la universidad conecta a sus estudiantes con empresas en países emergentes.

Este año fueron cinco las empresas argentinas seleccionadas por la Escuela de Negocios del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) para participar del proyecto Global Entrepreneurship Lab (G-Lab). El mismo vincula a un grupo de estudiantes del MBA con emprendedores de países emergentes para trabajar de manera conjunta en un proyecto. El programa funciona desde 2000 y ya aportó su colaboración a casi 400 startups en 50 mercados.

Si bien el trabajo de campo en Buenos Aires dura solo tres semanas, esa es la etapa final de un largo recorrido que comienza varios meses antes. Las compañías presentan su problema, el cual es votado o no por los propios estudiantes que luego aplican a los mismos. Después de la reunión de kick-off, en la que se conocen mutuamente, comienza el primer paso de analizar la disyuntiva para poder elaborar una solución. “Si tu empresa y tu problemática no es suficientemente desafiante, te quedás afuera del proceso”, comenta Guillermo Freire, CEO de Trocafone, una de las compañías elegidas.

El ejecutivo conoce de primera mano este proyecto. “Entre 2011 y 2013 realicé una maestría en el MIT y participé como estudiante en el G-Lab. Tuve la oportunidad de trabajar durante tres semanas en una compañía que se encargaba de desarrollar software en India y fue una experiencia enriquecedora”, detalla en diálogo con Apertura.com. Este mano a mano con el mundo laboral es parte de una materia del segundo año de cursada de los alumnos del MBA. El principal objetivo del mismo es que los cuatro que participen en cada emprendimiento, puedan aplicar en el plano real los conocimientos académicos obtenidos hasta el momento.

La compañía de Freire funciona como una plataforma de compra y venta de productos electrónicos usados, pero los fundadores todavía no pudieron encontrar la forma de medir la rentabilidad de la inversión en marketing offline. “La idea es que el equipo nos ayude a desarrollar un modelo de atribución para la inversión en comunicación masiva. Eso es importante porque nos ayuda a construir posicionamiento”, explicó.

La mayoría de las empresas que este año participarán del G-Lab pusieron como principal reto a la expansión internacional. Es el caso de la compañía aeroespacial Satellogic que busca desplegar una estrategia eficaz para desarrollarse en el mercado asiático. “Era un desafío grande para nosotros, especialmente el poder hacer negocios en China, entonces nos venía muy bien la consultoría y sobre todo contar con chicos que hayan tenido experiencia laboral en países asiáticos para entender cómo llegar allá”, destacó Federico Jack, VP de Finanzas y Operaciones.

Para el directivo, que conoció el programa mediante Fundación Endeavor, la posibilidad de realizar un aporte estratégico en una empresa representa la principal motivación de los estudiantes a la hora de sumarse al G-Lab. “Ellos pueden ser los arquitectos de nuestro desarrollo de negocios en China y eso para su maestría y experiencia laboral es valioso”, afirmó Jack. En tanto, Freire expresa que esto puede ser el puntapié para que nazca la semilla emprendedora en estos futuros magísters. Y agregó: “A muchos les interesa después ser emprendedores y acá tienen la oportunidad de ir a una startup, tener contacto con el CEO, con el equipo de liderazgo y ver de qué se trata el día a día”.

Este año creció el número de empresas argentinas seleccionadas, ya que en 2017 participaron dos: la tecnológica Conexia –que en 2018 volvió a ser elegida- y Grupo Vi-Da, cuya CEO es Viviana Zocco. Los otros proyectos que formaron parte del G-Lab fueron Megatlón, que presentó su plan para ofrecer una línea de servicios low-cost, y Wolox, que se planteó como objetivo expandirse en el mercado estadounidense, especialmente en Nueva York.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *