EL MILAGRO DE ISRAEL: LOS SECRETOS DE LA NACIÓN DE LOS EMPRENDEDORES

EL MILAGRO DE ISRAEL: LOS SECRETOS DE LA NACIÓN DE LOS EMPRENDEDORES
10 Dic 2018

MI PRIMERA IMPRESIÓN

La primera palabra que se me viene a la mente cuando revivo mi viaje por la famosa Startup Nation es contraste, Israel es literalmente, una tierra de contrastes y extremos.

Un lugar donde lo antiguo y lo moderno se conjuga en perfecta armonía, donde el desierto se mezcla con el verde más verde, donde cristianos, judíos y musulmanes conviven en un clima de tranquilidad y cierta fragilidad. En un radio de apenas unos cientos de metros, podemos encontrar peregrinos y fervorosos fieles rezando en el Muro de los Lamentos, el Santo Sepulcro o el Domo de la Roca, desde donde Mahoma ascendió a los cielos en su caballo alado.

Una Nación donde todo está literalmente al alcance de la palma de la mano, o mejor dicho, de tu celular. Con solo un par de taps en una App es posible rentar desde un monopatín eléctrico hasta un auto estacionado en la calle. Pujante, ordenada y tecnológica, así se percibe Israel.

UN POCO DE HISTORIA

La milenaria historia del pueblo de Israel está plagada de sufrimiento, guerras, persecuciones, genocidios y atentados. En la actualidad, con 70 años, el Estado de Israel se erige con la intensidad del sol en el desierto, con más fuerza que nunca contra toda adversidad.

Israel proclamó su independencia en el año 1948 tras los vejámenes sufridos por su pueblo en la Segunda Guerra Mundial. Fue por entonces el mayor éxito político y diplomático del movimiento sionista, y pasó de ser un protectorado británico llamado Palestina a ser el Estado de Israel que hoy conocemos.

CONTRA TODO PRONÓSTICO

En un territorio incluso menor en superficie que la Provincia de Tucumán en Argentina (con alrededor de 20.770 km²), dominado por el desierto, con escasos recursos naturales y probablemente, los vecinos más conflictivos del mundo. Esto último, incentivó el desarrollo de un sistema defensivo único en su tipo: el Iron Dome (o Domo de Hierro). Un sofisticado sistema misilístico que protege a los habitantes de Israel como una cúpula de cristal invisible, impactando los cohetes enemigos en el aire a los pocos segundos de ser lanzados con precisión milimétrica y una efectividad increíble.

Al día de hoy, con aproximadamente 9 millones de habitantes y alrededor de 6.500 startups, Israel posee el mayor número de startups per capita del mundo, con 1 startup cada 1.400 habitantes. De esta forma, conforma un ecosistema emprendedor que no tiene nada que envidiarle al Silicon Valley. Además, es el país que más invierte en I+D en todo el mundo en términos de Producto Bruto Interno, ya que destina a la investigación y desarrollo nada menos que el 4,3% de su PBI, sólo comparable con Corea del Sur. En consonancia, su PBI crece desde 2005 a un ritmo promedio del 3,5% anual con una renta per capita de 35 mil dólares anuales.

Enfocada en el desarrollo de productos tecnológicos de punta y las ciencias básicas, en Israel se encuentran radicadas algunas de las empresas tecnológicas más importantes del mundo, como Intel, IBM, Google e incluso Apple. De hecho, recientemente Intel adquirió Mobileye, una empresa israelí pionera en el desarrollo de tecnología de conducción autónoma por la increíble cifra de 15,3 mil millones de dólares. Tecnología que hará posible en las próximas décadas que conducir un vehículo sea algo tan obsoleto como recordar de memoria el número de teléfono de nuestros amigos o rentar una película en un videoclub.

ALGUNAS LECCIONES APRENDIDAS

¿Pero cómo Israel ha podido convertirse en una de las mayores potencias tecnológicas del mundo? En realidad, se trata de un camino de largo recorrido y aquí les dejo algunas de mis reflexiones:

UNIDAD Y COLABORACIÓN

Uno de los aspectos que más me sorprendió del pueblo judío es su sentido de unidad y pertenencia. Unidad que trasciende lo religioso y que se materializa en un espíritu de colaboración y sentido de orgullo por su Nación. El movimiento sionista, creado por Theodor Herzl en el año 1897, estableció que todos los judíos del Mundo tendrían el derecho legal de vivir en la tierra de Israel. El sionismo promovió el establecimiento de comunidades de agricultores, artesanos y comerciantes judíos en Palestina. El objetivo era muy simple: organizar y unir a todos los judíos a través de medios eficaces locales e internacionales para fortalecer el sentimiento nacional judío y la conciencia nacional.

Esto dio origen a los Kibbutz y Moshavs que se fueron distribuyendo de forma homogénea por todo el territorio como una forma eficiente y sustentable de poblar Israel. En el caso del Kibbutz Hatzerim, pude ser testigo del que es probablemente el único caso exitoso de comunismo en el mundo. Un lugar donde todos sus miembros comparten el fruto de su trabajo y reparten las tareas con base en la igualdad y la cooperación. Una comunidad cimentada en valores comunistas donde hasta el día de hoy, los miembros se reúnen en un gran comedor en el centro del poblado a la hora de comer.

LA ESCASEZ

Podemos decir que la necesidad es la madre del ingenio y en Israel, esto no puede ser más cierto. Las más increíbles innovaciones que vi en mi recorrido por esta fabulosa Nación tienen un denominador común: la escasez.

Desde el riego por goteo, inventado en el Kibbutz Hatzerim ubicado en el sur de Israel, que permite cultivar en la arena salada del desierto. Un simple dispositivo que usa un flujo de agua turbulento para reducir la presión permitiendo ahorrar millones de litros de este preciado recurso. Así nació Netafim, pionera mundial en el riego por goteo y recientemente adquirida por la compañía petroquímica Mexichem, con casa matriz en México, que completó la adquisición del 80% de participación en la compañía por unos increíbles 1.895 millones de dólares.

En la actualidad, Israel es un oasis en el medio del desierto. Desde hace años el agua ha dejado de ser un problema. Sofisticadas plantas desalinizan el agua de mar mediante un proceso de osmosis inversa. De esta forma, Israel abastece de agua a toda la población e incluso, se da el lujo de compartir este precioso recurso con sus vecinos. Además, son pioneros en la hidroponía y el cultivo intensivo en invernaderos.

EDUCACIÓN, EDUCACIÓN Y MÁS EDUCACIÓN

Para entender la importancia de la educación en Israel tenemos que acudir inevitablemente al factor religioso: el 75,4% de los habitantes son judíos. Si a esto le sumamos el hecho de que los judíos apenas representan el 0,2% de la población mundial pero cerca del 20% de los ganadores de los Premios Nobel, nos haremos una idea de hasta qué punto la formación académica representa un pilar esencial en la educación israelí.

La delegación de emprendedores y formadores procedente de Córdoba (Argentina) patrocinados por la Municipalidad de Córdoba y la Agencia para el Desarrollo Económico de la Ciudad de Córdoba (ADEC).

Israel ha apostado desde hace muchos años por un modelo de conocimiento e innovación tecnológica. Tiene un sistema académico excelente desde la educación primaria hasta más allá de la educación superior, y eso constituye una ventaja competitiva clave frente a muchos otros países. Y en este sentido, la ingeniería y las ciencias básicas ocupan un lugar preeminente. Israel tiene alrededor de 140 ingenieros por cada 10.000 trabajadores, siendo el país con más ingenieros per capita del mundo.

El Technion, el Instituto Tecnológico de Israel, es el principal y más antiguo instituto científico y tecnológico. Ubicado en la ciudad de Haifa y con alrededor de 15.000 estudiantes, se mantiene al frente de las actividades tecnológicas del país, produciendo tecnología para la defensa, la medicina, la informática, la exploración aeroespacial y planeando investigaciones cooperativas regionales en temas como la desalinización y la energía nuclear.

VÍNCULO UNIVERSIDAD-EMPRESA

En Israel, la conexión entre los dos mundos es total gracias a los llamados Centros de Transferencia Tecnológica, una iniciativa que tiene por objetivo ayudar a los investigadores a que puedan desarrollar comercialmente sus ideas para que la investigación no se quede en los laboratorios ni en las bibliotecas, sino que esa innovación se traduzca en ideas comerciales, es decir, en empresas.

El enfoque, en principio, no puede ser más motivador: el ingeniero o científico que se dedica a la investigación no sólo lo hará por la divulgación en sí misma, sino que además tendrá un aliciente añadido: el de buscar (y encontrar) una salida comercial a sus investigaciones y formar un proyecto empresarial a partir de ello.

Las cifras dan buena muestra de ello: Israel produce 249,2 patentes o inventos por cada millón de habitantes cada año, tan sólo por detrás de Taiwán, Japón y Estados Unidos.

EL EJÉRCITO ISRAELÍ

Es ingenuo pensar que no existe una relación directa entre el éxito de Israel y el servicio militar, que es obligatorio, tanto para hombres (hasta 4 años) como para mujeres (hasta 2 años). Además de adquirir valores positivos de unidad, disciplina y camaradería, durante este proceso, los jóvenes conscriptos son capacitados intensivamente en materia tecnológica.

Uno de los mejores exponentes lo constituye la Unidad 8200, un cuerpo de elite perteneciente a las Fuerzas de Inteligencia y Ciberdefensa, cuya misión es la captación de señales de inteligencia, descifrado de códigos y el uso de la informática con fines defensivos. La Unidad 8200 es un verdadero semillero de emprendedores tecnológicos que luego aplican sus conocimientos en el ámbito civil. No es casualidad que de esa unidad surgieron los fundadores de empresas como Waze o Wix.

Además, gran parte de los desarrollos tecnológicos aplicados para la defensa luego son instanciados en el ámbito civil. El ejército israelí permite que sus ingenieros, una vez finalizado su servicio militar, conserven la propiedad intelectual de sus desarrollos y luego los apliquen en el sector civil. Es decir, que tomen la tecnología que han creado, la desprendan del uso militar y, si quieren, le den un uso comercial fuera del ámbito bélico.

I+D E INVERSIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Si bien ya conté que Israel es el país que más invierte en I+D en todo el mundo en términos de PBI, el Gobierno israelí no sólo invierte en I+D a nivel técnico y científico, sino también a nivel empresarial. De hecho, Israel es uno de los países que con más éxito ha desarrollado programas de inversión público-privada en startups. Tal es el caso de Yozma, una iniciativa mediante la que el Ejecutivo israelí, en vez de invertir en solitario en compañías tecnológicas, establece alianzas con fondos de inversión profesionales para entrar, de la mano, en el accionariado de las mejores compañías tecnológicas.

Desde ya hace años el Gobierno invierte en compañías ayudando a alcanzar acuerdos con fondos tanto nacionales como (sobre todo) internacionales. Y, entre todos, consiguen inyectar el capital necesario para que las startupsisraelíes consigan crecer.

¿El resultado? Según diversos estudios, Israel invierte cada año cerca de 140 dólares por habitante en startups tecnológicas. Pero, ¿cómo logran traccionar las startups en un mercado tan limitado? La respuesta es sencilla: porque las startups israelíes no compiten en su país sino en el resto del mundo. Para ser exitosas, las startups israelíes no pueden conformarse con aspirar a su mercado local. Por el contrario, desde su concepción, intentan triunfar a nivel internacional y con una mirada global.

LA FÓRMULA DE LA ABUNDANCIA

En las últimas décadas, Israel a logrado desarrollar un ecosistema emprendedor único en el mundo. Un ecosistema que favorece la excelencia, la meritocracia y los emprendimientos científico-tecnológicos que resuelven problemáticas globales.

Un ecosistema que vincula a las Universidades, Incubadoras, Aceleradoras, Inversores y ONGs bajo una política muy simple: favorecer el desarrollo de emprendimientos innovadores de alto valor tecnológico y alcance global. Y para lograrlo, busca en forma permanente los mejores talentos nacionales e internacionales con especial foco en ingenieros de software, médicos y otros perfiles técnicos que nutren un modelo de innovación centrado en la tecnología, el software, la electrónica y la ciencia de datos.

 

Vía Infopymes

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *