Emprendedores de exportación

Emprendedores de exportación
05 Abr 2019

Cordobeses desarrollan soluciones innovadoras, cuyo mercado es el mundo.
Emprendedores locales se animan a aportar nuevas soluciones al mundo. Estos innovadores cordobeses cuentan cómo cambiaron el enfoque para proponer ideas diferentes. Creatividad, disciplina y resiliencia son parte de la clave. Con el apoyo de capital privado y del Estado, lograron escalar globalmente y crecer.

Agustín Rozadas, Fabio Grigorjev, Sebastián Ferro, Tony Abdala y Tatiana Malvasio reflejan, en sus miradas, el mismo espíritu optimista y apasionado de quien se anima a arriesgarlo todo. Comodidad, tiempo, prejuicios, miedos y dinero quedan de lado en pos de una idea que marque la diferencia.

Con similares experiencias, todos se parecen en la misma necesidad de buscar nuevas maneras de responder a situaciones cotidianas: Oliver, Adaptio, Comparaencasa y Kilimo. Son innovadores. Soñadores. Buscadores de caminos diferentes.

A través de los programas Córdoba Acelera y Más Empresas, de la Agencia Córdoba Innovar y Emprender, lograron dar el salto que estaban necesitando y escalar a otro nivel. Aumentaron su número de empleados, incrementaron sus niveles de producción y hoy apuestan a seguir avanzando con más desafíos.

“Para nosotros fue clave la ayuda de la Agencia, llegó en un momento donde no podíamos frenar el desarrollo de la empresa porque estábamos en medio de una ronda de inversión. Pudimos seguir escalando y mejorando el producto, fue muy valioso el apoyo”, cuenta Agustín Rozadas, de Oliver.

Argentina necesita más gente que genere cosas nuevas. Más emprendedores. Más propuestas. Gente que se arriesgue más. Siento que hay muchos empleados que van a trabajar, cumplen sus horarios, sus objetivos y se van. Emprender no es solo eso, es buscarle un sentido para que ese camino sea algo que te guste”. Sebastián Ferro @comparaencasa @sferro76

 

Fracasos y éxitos

Acerca de la sensación agridulce que deja el aprendizaje de los éxitos y fracasos, estos cinco cordobeses coinciden en que equivocarse es, sin lugar a dudas, parte del crecimiento de todo emprendedor, y recalcan que se sienten contenidos en una red de emprendedurismo local que se va multiplicando sostenidamente.

“Cuando iniciás un emprendimiento, tenés el 90 por ciento de probabilidades de fracasar. Es muy duro y necesitás mucha resiliencia. Pero también necesitás la red de contención social: es lo que hace la Agencia Córdoba Innovar y Emprender. Es un nodo de esa red de contención; otro de los nodos somos nosotros mismos. En el sistema ecoemprendedor hay gente dispuesta a compartir conocimiento, experiencia. Lo más difícil es generar esa tolerancia y ese disfrute del aprendizaje continuo. Nadie aprende de los éxitos, su valor es el fracaso. Cuando veas un emprendimiento con solo casos de éxito, es que no aprendió nada. Un buen golpe es cuando aprendés, y esa es la realidad en la que nosotros nos movemos”, opina Fabio Grigorjev, de Adaptio.

La startup Kilimo es un ejemplo claro de resiliencia. Tras fracasar con un emprendimiento similar, decidieron volver a empezar. Toni Abdala, su CTO (director técnico), asegura: “Con mi socio habíamos fundido la startup anterior, aprendimos y elegimos volver a empezar haciendo foco esta vez en el agro. Creo que hay que cambiar el chip del camino. Nos venden el éxito como la meta. Y los éxitos y fracasos son señales. Habría que plantearse: ‘fracasé, ¿que aprendí?’; ‘tuve éxito, ¿qué aprendí?’. Y seguir adelante. No quedarte en eso”.

Tatiana Malvasio, COO (directora de operaciones) del emprendimiento, cuenta: “En Kilimo tenemos el aprendizaje rápido. Todos los empleados son colaboradores, cada persona que entra es fundamental, tiene tres proyectos únicos para desarrollar y resigna sueldo por visión. Y nuestra visión es la sustentabilidad del planeta focalizado en el ahorro de agua”.

Poder trabajar todos los días por algo que te apasiona es lo que más se disfruta. Motivación e intereses personales. No sentir el trabajo como el ir a cumplir, sino como lo que estás eligiendo”. Tatiana Malvasio @AgroKilimo @tatimalvasio

Mujer emprendedora

Tatiana Malvasio, COO de Kilimo, asegura que todas las mujeres que se animen a arriesgar tienen un lugar en el mundo ecoemprendedor de Córdoba. “Las mujeres están socialmente hace menos tiempo participando en determinados espacios, por lo que tienen menos experiencia que los hombres en todos estos procesos de frustraciones y de arriesgar. Pero lo más importante es animarse, tener disciplina y decidir de acuerdo al objetivo que se planteó”.

Disciplina: la otra clave del camino

La empresa Comparaencasa está liderada, entre otros, por dos ex jugadores de rugby, Lucas Lezcano –ex jugador del club Tala– y Sebastián Ferro –ex jugador de Tablada–, que entendieron que el éxito viene también de la mano de la disciplina.

Si elegís un trabajo que te gusta, nunca tendrás que ir a trabajar. Es un poco lo que nosotros hacemos. Ver que el mundo cambia un poquito y ver cómo eso queda reflejado en generación de valor”. Fabio Grigorjev @adaptio_ar @fgrigor

“Hay una filosofía que te da el deporte que es la de apasionarse por las cosas y decir ‘vamos para adelante’. Evolucionar y corregirse. Y creo que esa filosofía la hemos implementado en el trabajo”, señala Ferro, y agrega: “Nosotros estamos muy agradecidos del apoyo de la Agencia. Nos llegó en el momento en que estábamos buscando fondos en México, para poder continuar con las operaciones, y nos permitió estirar el tiempo para una ronda de inversión más fuerte y poder seguir escalando”.

 

El mundo emprendedor en Córdoba, según los emprendedores cordobeses

Fabio Grigorjev, de Adaptio: “Me encanta el ecosistema de Córdoba. Es muy vibrante y muy driveado por las universidades locales. Hay un ecosistema local importante. Quizás más importante que los que hay en otras ciudades más grandes. Por ejemplo, Ciudad Empresaria va a ser la primera smart city del país; y con nuestra empresa estamos justamente trabajando para acondicionarla y llenarla de dispositivos y piezas de software y hardware para que interactúe con la gente. Esto no pasa en todos lados”. @adaptio_ar @fgrigor

Sebastián Ferro, de Compraencasa: “Los emprendedores de Córdoba son como los perros salvajes de una estepa sudafricana. Se alimentan un poco de carroña, pero son eficientes para buscar la comida. Por ahí no tenemos los mismos recursos que en otros sectores, sin embargo nos las ingeniamos. Somos perseverantes, y se armó un sistema lindo que ayuda bastante. Nos conocemos y es lo que más valoro de este ecosistema local”. @comparaencasa @sferro76

Agustín Rozadas, de Oliver: “Yo veo que estamos muy bien en Córdoba. Creo que es una obligación nuestra, de los emprendedores, devolver a todos los chicos que están buscando hacer algo, ayudarlos a que emprendan. Estar atentos a sus necesidades, abiertos a preguntas y abrir la red de contactos”. @tryoliver @agurozadas

Toni Abdala, de Kilimo: “Creo que tenemos que pasar por el proceso, y eso nos va a ayudar a seguir creciendo. Hay mucha energía, los emprendedores tienen que lograr que pasen cosas, porque cuando pasan cosas hay conocimientos, y eso es lo que en definitiva ayuda a crecer”. @AgroKilimo @tonyabdala

 

Via Insider

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *