Las “fintech” crecen en Córdoba: qué son y por qué democratizan la banca

Las “fintech” crecen en Córdoba: qué son y por qué democratizan la banca
22 Ene 2019

• En tres años, creció más de 70% la cantidad de firmas tecnológicas con este perfil.
• Su impulso contagia a la banca tradicional.
• El fenómeno avanza en el país y en Córdoba. La gran promesa: llegar a la mitad de la población adulta que permanece fuera del circuito bancario.

Cuentas bancarias que se abren con una selfie, productos que se pagan desde el celular con código QR y servicios que se abonan por internet sin estar bancarizado.

Sólo tres ejemplos al azar que ilustran cómo la tecnología viene transformando a gran velocidad los servicios financieros.

En Argentina, la ola de innovación financiera es la cuarta más fuerte de Latinoamérica (luego de Colombia, Brasil y México) en el nacimiento de empresas consideradas motor –aunque no único capítulo– de esta revolución: las fintech.

Estas compañías innovadoras de origen digital y de rápido crecimiento, cuya actividad principal es brindar servicios financieros mediante el uso de la tecnología, constituyen un ecosistema en expansión en el país.

Según el último informe de la joven Cámara Argentina de Fintech –creada en 2017–, hasta el año pasado operaban en el país 133 firmas de este tipo, siete de ellas nacidas en Córdoba. Pero Alejo Macaya, gerente de regulación financiera del Banco Central, eleva el número nacional a 166, con un crecimiento de 70 por ciento en tres años (ver “Seguiremos impulsando…”).

En ese mapa, la Cámara identifica ocho categorías de negocio, pero son tres las que concentran el mayor movimiento y generan más facturación: préstamos (24 por ciento), pagos y transferencias (20 por ciento, con firmas como Mercado Pago y TodoPago), y servicios fintech B2B (20 por ciento, soluciones a comercios y a empresas).

El resto se distribuye en inversiones (11 por ciento), insurtech (ocho por ciento, seguros), blockchain y criptomonedas (ocho por ciento), financiamiento colectivo (seis por ciento) y seguridad informática (tres por ciento).

En su avance, las fintech sacuden todo el negocio financiero tradicional y estimulan su digitalización. Y su alud llega con una promesa: la inclusión financiera.

Con modelos innovadores, eficiencia en scoring crediticio y la baja de costos que permite la tecnología, abren el acceso al crédito y a otros servicios financieros a personas excluidas del sistema bancario formal.

Este potencial es muy valioso en la Argentina, donde la inclusión es materia pendiente. Alrededor de la mitad de la población adulta no está bancarizada (no posee cuenta en una entidad), contra la proporción mundial de dos de cada tres personas incluidas. En Chile y en Brasil, por ejemplo, el porcentaje de adultos bancarizados supera el 70 por ciento, según datos de la Cámara.

Las cifras muestran un masivo universo aún excluido, y al que las fintech comienzan a abrirle una puerta. A quienes ya utilizan servicios financieros, suman otros más ágiles, baratos e innovadores.

Con la apuesta a este poder “democratizador”, el Gobierno nacional viene alentando el avance de las fintech y también la digitalización de servicios en el sistema bancario tradicional, compelido, por otra parte, a sumarse a esta transformación.

El menú incluye un amplio abanico de medidas, que incluye la promoción de los nuevos medios de pago electrónico o la habilitación creciente de sistemas de autenticación biométrica (reconocimiento facial, por ejemplo) a la autorización a bancos digitales.

ADN digital

Según el Banco Central, ya hay dos bancos digitales en operación en el país: Wilobank (de Eduardo Eurnekian) y Brubank (creado por Juan Bruchou, quien fue CEO de Citibank Argentina). Por su parte, Grupo Transatlántica lanzó Rebanking hace semanas.

Wilobank arrancó en junio de 2018 y a septiembre pasado sumaba siete mil cajas de ahorro abiertas y 3.200 préstamos otorgados. Entre otros beneficios, remunera con una tasa del 25 por ciento anual el saldo en caja de ahorro.

Brubank, en tanto, se promociona como “un banco en una app” y ofrece, entre otros servicios, la compra y la venta de dólares en cualquier momento del día

En semejante agite, las entidades financieras tradicionales también apuestan a la transformación digital, pero en coexistencia con sus estructuras actuales. Macro, por caso, promueve la omnicanalidad, mientras que Banco Galicia lanzó Move, su brazo digital, que ya tiene 120 mil clientes. “Para avanzar, es clave estimular la educación financiera”, señaló Pablo Gutiérrez Oyhanarte, gerente general de Move.

Dos casos locales

Pagos e inversiones

El ecosistema “fintech” avanza en Córdoba.

Cuántas son. El último relevamiento de la Cámara Fintech detectó siete de estas empresas tecnológicas de finanzas nacidas en Córdoba.

Diferentes. Más abajo se destacan dos casos locales bien diferentes. Tal como lo indica su nombre, Pagos360.com opera en el segmento pagos, y ofrece a grandes empresas y Pyme de servicios la posibilidad de centralizar y simplificar la gestión del pago electrónico de sus clientes. Hasta ahora, tiene integrados 25 medios diferentes a su sistema. Invera, en tanto, facilita a ahorristas su participación en el mercado de capitales.

Pagos. “La crisis hará que cada vez más gente abone los servicios por pago electrónico, eso baja costos o permite hacerlo en cuotas”, anticipa Leonardo Hermida, uno de los tres creadores de Pagos360.com. La startup acaba de sumar a Aguas Cordobesas a su cartera de 120 clientes. “Con nosotros, habilitó el pago digital incluso para usuarios no bancarizados, que pueden usar tarjeta precargada, por ejemplo”, explica Hermida. En total, suman 40 mil usuarios pagadores, pero crecen a un ritmo de dos mil nuevos por semana. “Entre 400 mil empresas en el país, sólo 18 por ciento procesa aún pagos on line”, dice.

Inversión. “Tenemos una cartera activa de 150 clientes”, precisa Agustín Ramello de la Vega, socio de Invera. Esta fintech de un año de vida habilita la inversión bursátil a ahorristas de toda escala. “Los clientes invierten mil pesos y luego van subiendo. El promedio hoy es de 90 mil pesos. El perfil es muy variado, algunos ni siquiera sabían cómo hacer un plazo fijo, tuvimos que enseñarles cómo hacer un depósito. Las edades van de 18 a 75 años”, revela. A pesar de que 2018 fue complejo para las inversiones y el mercado de capitales, Ramello destacada el desempeño de Invera: “Nuestras carteras rindieron desde 48 hasta 75 por ciento anual. Nada que envidiar a productos tradicionales”.

El sector en ebullición

La tecnología seguirá impulsando negocios.

63% de las fintech argentinas, según la cámara del sector, esperan superar el millón de dólares de facturación en los próximos tres años.

6 de cada 10 de las empresas de finanzas digitales proyectan un crecimiento de usuarios mayor al 100 por ciento de aquí a 2022.

52%. Más de la mitad de las fintech planea invertir más de un millón de dólares en los próximos tres años. El 75 por ciento quiere crecer en el exterior.

Vía La Voz del Interior

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *