Tecnología nacional para el “milagro” de la basura

Tecnología nacional para el “milagro” de la basura
11 Abr 2018
Vía La Voz Del Interior

El “milagro alemán”: este país recicla el 62% de los residuos e incinera el 37%. Casi no entierra basura domiciliaria.

El “milagro alemán” de la basura se define con una palabra: Kreislaufwirtschaftsgesetz (no es un error tipográfico). Significa “ley de reciclaje” y fue aprobada hace más de 20 años, casi en el mismo momento en que la Municipalidad de Córdoba licitaba por última vez el sistema de recolección de residuos sólidos urbanos (RSU). Ese año perdimos el primer tren.

Como Alemania se subió hace ya tantos años, hoy este país entierra casi el cero por ciento de sus RSU, recicla el 62 por ciento e incinera el 37 por ciento. El 14 por ciento de las materias primas utilizadas por la industria germana son residuos recuperados.

Una de las medidas que tomó Alemania para lograr “el milagro” fue trasladar a la ley el principio de las “3R”. Antes que reciclar y reutilizar, la “R” más importante es reducir, esto es, prevenir que se generen residuos.

Para ello generó una campaña de concientización ciudadana y varias normativas para que los grandes productores de residuos (las industrias que empaquetan y envasan sus productos) también sean responsables.

Hay una decena de proyectos en el Congreso argentino que intentan avanzar en este tema, pero nunca se logra su tratamiento. ¿Desidia política o presiones empresariales?

El lector ya sospechará que el “milagro alemán” de la basura no tuvo nada de intervención divina. Sí hubo decisión política, concientización ciudadana y tecnología, tres bienes que parecen escasos en Argentina.

No es el caso del tercero. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) trabaja desde hace una década en el desarrollo de tecnologías para tratar los RSU.

Maneja un amplio abanico de tecnologías, incluidas las sociales, como realizar diagnósticos del problema in situ y crear campañas de educación, un conocimiento clave para avanzar en la segunda pata necesaria para “el milagro”: la conciencia ciudadana.

Además, el Inti diseñó diferentes estrategias para tratar cada tipo de residuos: un sistema de compostaje domiciliario para tratar la porción orgánica, plantas para recuperar los residuos reciclables o para producir energía a partir de desechos y otros tipos de infraestructuras para tratar desechos especiales, como neumáticos viejos, aceites vegetales y minerales.

Argentina cuenta con tecnología propia y producida desde el Estado para resolver el problema de los RSU.

Eugenio Pettigiani, experto en RSU del Inti, reconoce que cada vez son más consultados y están más involucrados en proyectos para gestionar los RSU. “Quizá lo que hace falta es que se tenga una visión a largo plazo, como hizo Alemania”, advierte.

Este acercamiento desde la gestión estatal a la ciencia y la tecnología choca con la decisión tomada este año por el Gobierno nacional de despedir a 254 empleados del Inti. También llama la atención que esta institución no haya sido invitada a participar en la nueva licitación del sistema de recolección de RSU que se está llevando a cabo en la ciudad de Córdoba. Quizá estamos viendo pasar un nuevo tren.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *