Barrera Buteler, sobre la necesidad de innovar: “No podemos enseñar como hace un siglo”

Barrera Buteler, sobre la necesidad de innovar: “No podemos enseñar como hace un siglo”
24 May 2018

Vía Comercio y Justicia

“Tenemos que aprovechar desde la tecnología hasta los aportes de la pedagogía para innovar 
en la enseñanza del derecho”, sostuvo. Su visión sobre el abogado que pretende formar: “Una persona íntegra y con valores éticos que además tenga condiciones técnicas”

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

Guillermo Barrera Buteler es el nuevo decano electo para conducir la Facultad de Derecho de la UNC. Continuará con la gestión oficialista junto a Edgardo García Chiple. Con un resultado ajustado del 56 por ciento de los sufragios, el jueves pasado se impuso sobre la oposición que llevaba a Gustavo Vallespino en la cabeza de la fórmula.
A partir de agosto conducirá una de las unidades académicas más numerosas de la Casa de Trejo, que tiene hoy aproximadamente 12.000 alumnos activos. Respecto de la nueva conformación del órgano de gobierno de la facultad sostuvo: “Ha quedado un Consejo Directivo que tendrá un razonable respaldo del grupo oficialista. Vamos a tratar de llevar adelante una gestión pluralista, escuchando a todos y procurando la mayor participación en todos los temas, donde el acuerdo y el consenso se la base del gobierno”.
A horas de conocer el resultado ganador, dialogó con Comercio y Justicia. La principal preocupación que tiene al asumir, la necesidad de innovar en la forma de enseñar abogacía y el perfil de abogado que pretende formar fueron algunos de los temas abordados.

– ¿Cuál es su primera acción prevista para cuando asuma?
– Lo que le puedo decir es que la primera y principal preocupación que tenemos es terminar con el proceso de acreditación de la carrera de Abogacía en la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau), algo por lo que están atravesando todas las carreras de las universidades públicas y privadas este año. Esto significa, nada más y nada menos, que acreditar que la carrera alcanza los estándares exigidos para poder expedir un título habilitante. Ya está el proceso en marcha, la facultad ha venido adaptándose y ajustándose para tratar de superar los estándares que exige Coneau.

– ¿Cuál es su visión sobre el perfil de abogado que debería egresar de esta facultad que va a dirigir?
– El perfil del abogado que tenemos que procurar es, en primer lugar, el de una persona íntegra y con valores éticos. Tenemos que formar una persona que, además, tenga condiciones técnicas. Dentro de las condiciones técnicas, tenemos que procurar variantes en la oferta educativa porque el abogado en la sociedad cumple muy diversas funciones. Está el litigante que defiende a su parte, está el abogado que cumple la función jurisdiccional, una función policial, el que actúa como asesor, haciendo una tarea de prevención y asesoramiento.
Ahora, con las reformas procesales de la Provincia, la mediación va a tener un rol mucho más importante. La facultad ya tiene una asignatura de las obligatorias que es Teoría del Conflicto que estudia los métodos alternativos de resolución de conflicto. El abogado tiene que estar formado en todo eso. Pero, reitero, lo más importante, la clave alrededor de la cual tenemos que agregar las destrezas técnicas es formar personas íntegras, con valores éticos y comprometidas con los valores republicanos y democráticos.

– En este proceso eleccionario, en el que pujaba por llegar a la conducción ¿hay alguna propuesta de innovación a implementar a partir de su gestión?
– Vamos a aclarar un punto: nuestro lema fue “Sigamos construyendo juntos la facultad”; en lo que tenemos que avanzar es en líneas que se están desarrollando pero que necesitan profundizarse. Una de ellas es el área de innovación pedagógica. La facultad tiene un equipo que ya está trabajando con la incorporación de nuevas técnicas y elementos tecnológicos para enseñar el Derecho, las aulas virtuales.
Hay un equipo pedagógico que trabaja fuertemente en apoyo a las cátedras. Los abogados a veces somos un poco reacios a las innovaciones, entonces hay una tarea importante no sólo para apoyar con la adquisición de las herramientas tecnológicas que tienen su costo y que también tenemos programado ampliarlo. Crearemos un laboratorio con material audiovisual de última generación para trabajar en las aulas virtuales y donde los profesores titulares de cátedra puedan cargar algunas conferencias y clases para que los alumnos que no los tengan como profesores de cursado en su comisión tengan igualmente acceso a su material. Hay cátedras que también están utilizando simulación de juicios.
Lo más complicado es que los profesores y los alumnos se habitúen al uso cotidiano de las herramientas porque suelen haber algunas resistencias a la innovación de este tipo de cosas. Hay cierta inercia de seguir haciéndolo como se venía haciendo. La idea nuestra es que tenemos que aprovechar desde la tecnología hasta los aportes de la pedagogía para innovar en la enseñanza del derecho. No podemos seguir enseñando como hace un siglo.

– ¿Qué nuevas propuestas académicas se prevén?
– Vamos a lanzar dos tecnicaturas, que son carreras de pregrado: una es Asistente en investigación penal, que se lanzará en el próximo semestre, y la otras es una tecnicatura Asistente Jurídico para el año que viene. En cuanto a posgrados, pensamos seguir ampliando la oferta con una Maestría en Derecho Civil Patrimonial y otra en Sociología junto al Centro de Estudios Avanzados. En ambos casos se abrirá la convocatoria este año.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *