Tracestory: la startup riocuartense que revoluciona la trazabilidad alimentaria logró una inversión clave

En estadio “pre semilla” aseguró 300 mil dólares por parte de Xperiment Startup Studio & VC, el principal fondo de Agtech del país.

-La compañía coinvertida por la Agencia Córdoba Innovar y Emprender ha conseguido un gran crecimiento a nivel nacional y proyecta una expansión a nuevos mercados.

En un contexto donde la financiación para empresas tecnológicas en Argentina no ha sido favorable, Tracestory ha marcado un hito notable. Esta innovadora startup con sede en Río Cuarto ha asegurado una inversión “pre semilla” de 300 mil dólares por parte de Xperiment Startup Studio & VC, el principal fondo de Agtech del país. Este respaldo financiero llega en un momento marcado por un retroceso del 88,7% en dólares y del 60,9% en la cantidad de rondas de inversión para empresas tecnológicas en Córdoba al cierre de 2023. No obstante, la compañía, co-invertida por la Agencia Córdoba Innovar y Emprender, demostró su gran potencial.

El emprendimiento nació con la visión de dotar a los productos locales de una destacada presencia en los mercados de exportación a través del uso de datos. La idea surgió de la necesidad de ofrecer una transparencia total en la cadena de producción, desde la granja hasta el consumidor final. Juan Oliva, socio de la compañía, explicó: “Se les ocurrió formar una suerte de base de datos montada en blockchain para tener trazabilidad del producto hacia un consumidor final. Lo que imaginaron es un QR en el envase de un producto que, al escanearlo, cuente toda la historia en base a datos reales subidos a blockchain de cómo un producto se fue fabricando, de la granja al consumidor”.

El camino del aprendizaje 

Como cualquier startup, Tracestory ha pasado por varias etapas de prueba y error. “Nos dimos cuenta que el caudal de información que podíamos recaudar era muy grande. Entonces, rápidamente mutamos de una empresa que era B2C (consumidor final) a un B2B (consumidor intermedio),” detalló Oliva. Este cambio de enfoque les permitió identificar a la industria como su principal cliente, y no necesariamente al consumidor final o al productor agropecuario.

Una de las primeras revelaciones fue la falta de conciencia del consumidor respecto a la trazabilidad: “En Argentina no consumimos lo que queremos, sino lo que podemos,” afirmó. Este descubrimiento llevó a la startup a pivotar su modelo de negocio, orientándose hacia la integración de su tecnología en empresas que buscan destacar sus productos.

La plataforma de Tracestory se distingue por su capacidad de integrar información de múltiples fuentes, creando un tablero de comandos que ayuda tanto al dueño del producto como a quien lo vende a tomar decisiones informadas. “Nuestra trazabilidad colaborativa no es estanca, sino que se abre a muchas distintas fuentes de información y usuarios,” explicó Oliva. Este enfoque flexible y colaborativo permite una integración más sencilla y menos costosa, beneficiando tanto a productores como a industrias.

El Impacto de la Inversión de Xperiment

La reciente inversión por parte de Xperiment Startup Studio & VC no solo proporciona el capital necesario para el crecimiento, sino que también valida el modelo de negocio de Tracestory. Oliva destaca que “lo que más buscábamos y lo que más necesitábamos era la posibilidad de contar con el company builder, más que el dinero en sí”. La relación con Xperiment no se limita a un simple aporte financiero, sino que incluye mentoría y acceso a una red de contactos invaluable. 

En este sentido, se refirió a quien fue artífice de la llegada de la inversión: Juan Cabrera, un experimentado empresario tecnológico con experiencia en Silicon Valley, que ha estado en contacto con la startup desde hace aproximadamente dos años, intensificando sus vínculos a partir de diciembre. Su fondo, Xperiment ,se especializa en invertir en empresas tecnológicas orientadas al campo y con una fuerte visión en economía renovable y ecológica.

“Para nosotros esta inversión es importante porque también implica que alguien que sabe mucho de este tipo de emprendimientos también valida nuestra empresa, y nos apoya en un plan de trabajo que tenemos de 18 meses”, aseguró el responsable de Marketing de la startup.

Visión de futuro: expandirse y consolidarse

Tracestory ha establecido una hoja de ruta clara para su crecimiento. Actualmente, la startup trabaja con alrededor de 20 clientes pequeños y medianos en Argentina, Paraguay y España. “Nuestra pretensión es lo que resta del año seguir probando productos, seguir avanzando en verticales agroalimentarias exportadoras, y si del año que viene o en la primera mitad ya vamos a salir a buscar clientes al exterior”, comentó Oliva.

El enfoque estratégico de la empresa es abordar el mercado de manera segmentada, comenzando por sectores como el maní, el vino y la carne de exportación, todos productos emblemáticos de Argentina que requieren un diferencial en los mercados internacionales.

Asimismo, a pesar de los desafíos de operar desde el interior del país, Tracestory ha encontrado ventajas significativas en su ubicación en Río Cuarto. “El costo de vida es bajo, el acceso a co-working es bueno y hay una disponibilidad de programadores hábiles,” señaló Oliva. 

Este entorno favorable ha permitido a la startup crecer y experimentar a un costo mucho más bajo que en ciudades más grandes.

“También hay que decir que tanto la Municipalidad como la Agencia (Córdoba Innovar y Emprender) han trabajado muy bien desde hace tiempo con el ecosistema de innovación en la ciudad, y eso sin duda ha hecho este caldo de cultivo para que hoy se vea este desarrollo en lo que es Agtech”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.

es_AR